Desde Dentro: Noticias, Opiniones Y Puntualizaciones Al Último Boletín Tokata

Heey, hola.

Quisiera contar algunas cosas que recordé después de leer el Tokata de mayo de 2016.

Es en referencia al compañero Álvaro Steven Carvajal Valencia de 24 años muerto el 19 de enero de 2016. Decir que no murió en A Lama sino en Monterroso, en esa fecha estaba yo en esa cárcel y me enteré del suceso estando yo a la espera de una analítica en la enfermería. A este interno lo conocía yo personalmente de la cárcel de Teixeiro. En el momento en el que estaba yo en la enfermería llega el médico, un cubano, poniéndose a hablar con un guardia le dice a éste que “no saben lo que se meten”. Es cierto que fue por unas pastillas de metadona, esos días estaban “todos de fiesta”, pero cuando el compañero de celda comenzó a aporrear la puerta no apareció nadie para ayudarles hasta la hora del recuento. Posteriormente a las 10 de la mañana lo sacan en una bolsa gris para cadáveres sobre una camilla del módulo C3, celda 2. En los días siguientes en una llamada mía personal a mi familia me comentaron que la muerte se le atribuyó a la cárcel de A Lama por televisión. Es muy cierto que el CP A Lama puede considerarse un campo de exterminio, ya que en el primer semestre de 2012, estando yo en el módulo 3 de esa cárcel, murieron entre cuatro y seis personas, entre ellas Saleta Muiños, compañero de celda (31) de mi compañero de causa Roy Álvarez Barrio, muerto el 13 de octubre del 2016 en esa misma cárcel, en esos días de la muerte de Saleta estaba yo en la celda 34, comencé a aporrear la puerta y pidiendo apoyo a los compañeros después de escuchar yo los gritos de mi compañero de causa. Tardaron en llegar 45 minutos, no había guardias en el módulo, ya que venían de la zona del módulo 5-6-7-8, teniendo la enfermería a 40 metros.

También murió en esos días Savedra, un atracador histórico de Vigo, murió en la enfermería, estaba conmigo en el módulo y fue a la enfermería a verse la tensión, a la vuelta empezó a sentirse mal y lo volvieron a llevar a enfermería donde nada más llegar murió. Sobre esas fechas murió un tal Domingo, del módulo 4, y tres más.

En la cárcel de A Lama desde que está el subdirector de seguridad SIF hay mucha corrupción. Estando yo en el módulo 3, con posición de segundo encargado de offis y con derecho legal a permisos, cobrando, al enterarnos de la existencia de “ratas” (presos que roban a otros presos) en el módulo,  mobilicé a mis compañeros para echarlos del módulo. El señor este, SIF y el educador Iñaki (que se mofó de mí por una falta de ortografía en una instancia, también entrenador de un equipo de fútbol de niños) al enterarse de que yo había sido el que organizó la movida y junto con que había enviado quejas en contra de ambos y de la prisión por no darme permisos estando en posición legal de ellos, me despojan el destino de offis y me trasladan de módulo, al 11 donde empieza una campaña de acoso, cacheos y bloqueos administrativos hasta que el 16-17 de diciembre de 2012 me aplican el 75.1 por encontrarme cuatro porros en uno de los cacheos y el 14 de febrero de 2013 me trasladan a Teixeiro.

En referencia al compañero muerto en Villabona el 21 de abril de 2016 Eugenio Fernández Da Silva del que me enteré de su muerte a través del Tokata y de una carta que me vino devuelta por “fallecimiento”. Este compañero estaba en Monterroso conmigo el mismo enero de este año, solicitó que el juicio por el cual fue trasladado a Villabona fuese por videoconferencia, trámite del cual estaba tramitando un educador por teléfono, único educador “bueno” que me encontré en esos años, estando yo presente en esa llamada el secretario del fiscal le dijo al educador que no se podía, que al ser imputado tenía que personarse. Falso, a otros internos se les hacen los juicios por videoconferencia, solo que este chaval, ocupando el puesto de ayudante del educador deportivo, lo estaba llevando fantásticamente. El traslado fue para perjudicarlo hasta el punto de su muerte, no fue culpa más que del juzgado y de la institución de esa cárcel. En esa cárcel se me aplicó el primer grado, gracias a que la subdirectora de tratamiento Elvira, mujer de un trabajador de la DGIP, en favor, se libró de un preso reivindicativo, el cual reclamaba lo que en derecho le pertenecía cuando le pertenecía, sin un informe y con cuatro expedientes disciplinarios por protestas exageradas e inventadas… (reivindicaciones). En otra ocasión, una inspección “sorpresa” debida a las quejas de otro compañero, dejó de ser inspección sorpresa gracias al matrimonio de Elvira con un trabajador de la DGIP, ya que los funcionarios recibieron llamadas a los teléfonos de las garitas y rápidamente se apresuraron nerviosos a ponerse las chapas identificativas reglamentarias, esconder teléfonos, ordenadores portátiles e incluso los televisores que tienen en las garitas, y que fueron compradas con una subvención para cambiar los televisores de las salas de televisión por unas con TDT incorporado, ahora ni televisión con TDT ni sin TDT y ellos con nuestros telvisores.

Pensaba en contribuir a este Tokata, pero me he topado con nombres de gente que conozco, con los que he estado, y escriben formas de pensamiento que no son más que fachada, porque las conozco un poco y sé que esas palabras no son fieles. Ideológicamente tienen razón en parte con el tema medicaciones, pero es que el problema es que ellos también contribuyen a que la institución penitenciaria se lucre.

Sois fantásticas en dar voz a quien quiere gritar, hablar y no puede, pero la realidad es que muchos de estos son fachadas, podéis pensar que yo también, pero la diferencia y la verdad es que yo no lucho más que por lo mío, no quiero ayudar a nadie, ya que llevo escuchando fanfarronadas de gente desgraciadamente arruinada aquí que promulgan lo que no hacen. Pocos son los que son 100% fieles a su palabra y otros pocos somos peleones cuando nos cansamos de ciertas putadas después de aguantar otras muchas sí, muchos son quienes se callan siempre porque quieren salir y no prolongar su estancia aquí y yo, no se lo reprocho, otros egoístas sí. He llevado golpes de los guardias y siempre digo: cuando me peguen a mí, dejadme, no quiero que nadie lleve golpes como los que yo me he llevado y llevaré pero parece que muchos promulgan lo que no promueven.

Gente que habla en contra de las pastillas, pero la realidad es que muchos las necesitan por problemas psiquiátricos y no las toman, pero las venden a otros. Hay mucha hipocresía en estos sitios, contradicciones. Dicen “con los carceleros cero tolerancia”, pero luego piden favores, nimiedades pero favores. Yo no les miro, no les hablo, todo es interés, no hay grandes personalidades, por eso me relaciono conmigo y escasos son los que dejo que se me acerquen, mucha falsedad, hipocresía, el problema no solo son los carceleros, la institución, sino el propio preso, NOS JODEMOS A NOSOTROS MISMOS. Hay que ser consecuente con lo que se dice por eso prefiero hablar poco.

Fuerza y libertad para casi todas, menos para ratas y los chivatos. Y los jueces, fiscales…

FUENTE: TOKATA

YH

Anuncios