COMO SIEMPRE… GANAN ELLOS

Poder

Día tras día, todos los canales a mi alcance para recibir información están saturados y copados por las andanzas de los partidos políticos y lo que parece ser el inicio de algo que cambiará para siempre la forma de entender la democracia. Al menos eso es lo que se vende por todos los medios posibles y, en verdad, el mensaje cala y mucho. Tanto los que lo creen a pies juntillas como los que no, dedican tiempo y esfuerzo a debatir sobre ello sin ser capaces de variar ni un ápice sus planteamientos.

Admito que tiene su cierto interés todo este debate (a mi juicio bastante estéril) porque, por lo menos, está haciendo que mucha gente ande interesándose por cómo funciona todo esto que llaman democracia. Ahora sólo falta que dejen de comportarse como hinchas futboleros defendiendo a su equipo y traten de analizar y razonar sobre los hechos. Pero no nos engañemos. Cada gesto, cada declaración, cada movimiento que se ensalza o se aborrece es un paso más que se da hacia la inacción, hacia el más de lo mismo.

El teatro político está en un momento álgido. Tanto en España como en Catalunya los que se autoproclaman como portadores de la voz del pueblo y sus supuestos enemigos políticos están dando lo mejor de sí mismos. Veinticuatro horas al día de emociones garantizadas como si de un reality show se tratara (aunque pensándolo un poco, tal vez se trate de eso). Se inician legislaturas épicas en ambos parlamentos que pasarán a la historia por su carácter rupturista, por su contribución a la democracia, a la libertad, por su… ¡Espera! ¿Eso no era cuándo la Constitución del 78? ¿O era cuando entró Felipe? ¿O cuándo Bildu o IU tocaron silla? ¿Zapatero? ¿El tripartito catalán?

Dicen los más entendidos (de los que campan por platós y redacciones) que ahora es diferente, que ahora es el pueblo el que ha entrado en el parlamento. No sé qué decir, por mucho que me esfuerce no logro imaginarme cómo ese pueblo ha pasado, en tan poco tiempo, de proclamar que el poder no reside ni en el Parlamento ni en los Gobiernos ya que son meros títeres de grandes transnacionales y fondos de inversión que todo lo devoran, a asegurar que ahora sí, que es el momento en que la política (se entiende que la que se hace a través de los cauces establecidos, claro) va a hacerse por y para el pueblo, como si el poder por arte de magia se hubiera esfumado de las manos del gran capital.

Así es que empieza el juego:

Votos, pactos, acuerdos, legislaturas, diputados, sentido de estado, democracia, partidos, proceso, unión, negociación, reformas… DECEPCIÓN

No cabe esperar otro resultado, no es posible otra cosa que no sea la decepción. Tarde o temprano (normalmente no hace falta esperar demasiado) caen las máscaras y se desmorona ese castillo que con tanto esmero se había construido, lástima que se hiciera en el aire. Por supuesto, para que llegue la decepción primero hay que creer. Hay que hacer un acto de fe y pensar que las reglas que impone el sistema permitan abolir dicho sistema. Yo no lo creo, más bien me inclino a pensar que los Parlamentos no son ese órgano democrático de representación de la voz del pueblo, sino que son unas máquinas potentes con unos engranajes que garantizan el actual orden de las cosas. El orden democrático es el eufemismo utilizado para mantener la tiranía del salario, la acumulación de beneficios, la explotación humana y de la naturaleza, la dominación ideológica…

Por supuesto, que mientras nos pueda más la boca que lo que hacemos seguiremos sometidos a los designios de los Gobiernos y sus Parlamentos. Pero dejemos algo claro: jamás ningún cambio sustancial nació ni nacerá de ningún Parlamento, a lo sumo refrendará una conquista social cuando crea que sus consecuencias estén más que controladas. Así uno de los mayores logros de la lucha obrera fue la jornada laboral de ocho horas diarias allá por 1919, conseguida tras una intensa lucha encabezada por una huelga de 44 días y un alto coste humano por la terrible represión ejercida por Estado y patronal. Obviamente, el Gobierno encabezado por Romanones prefirió sellar ese avance ante la posibilidad de que todo aquello derivase en algo peor para el orden establecido. Bien sabían que la dictadura del salario estaba impuesta y bien afianzada en el imaginario colectivo.

Parece claro que a día de hoy una movilización popular del tal calibre, con todo el factor de solidaridad que conlleva, parece improbable (entre otras causas precisamente por la aparición de esos partidos autodenominados como voceros del pueblo, que han conseguido vaciar las calles haciendo creer que el trabajo ya está hecho con su llegada al Parlamento) y, más improbable todavía parece que el sistema se sienta tan presionado como para ceder en alguno de sus privilegios y conceder una ración un poco mayor de las migajas con las que nos sustentamos a día de hoy, porque eso es de lo único que hablamos cuando lo hacemos de la vía parlamentaria: migajas.

Así que… como decía, mientras no estemos dispuestos/preparados para romper las normas y salir de su tablero de juego no queda otra que seguir trabajando en la construcción de alternativas, en la agitación, en la creación de otros modelos relacionales lejos de la monetarización… En definitiva, trabajar en nuestras ideas, sentimientos y acciones porque esto es lo único que tenemos para enfrentar este mundo loco y criminal. Ningún partido ni ningún Gobierno están con nosotros en esas luchas, sólo podemos contar con lo que somos y lo que hacemos.

FUENTE: QUEBRANTANDO EL SILENCIO

FFFFFFFF

Anuncios