Libertad, Igualdad, Fraternidad – TEXTO DE EX-PRESOS SOCIALES COPEL

El día transcurrió en un gris panorama de cerrojos y barrotes. Ni un ala de insecto pavoneaba en el cubo de mi residencia. El módulo FIES en silencio. Resoplaba mi vecino contiguo un sueño agitado. De pronto, un grito desgarró el espejo templado del aire en los jardines desaparecidos. Por la pequeña ventana, un cielo balnquecino presagiaba un exilio, otro rito, amordazando Selene copos de luz con su decadencia de progresión diaria. Alguna chispa en la constelación. ¿De quién son las estrellas? El grito era largo, estridente, rompiéndose en sí mismo por el silenciador de un ahogo.

En la mañana, pasos acelerados, voces en la discusión. Después de diecisiete años de cárcel, apenas le quedaban dos, el compañero del optimismo apareció ahorcado en su celda.

Han pasado diez años, sigo en mi cubo y no sé cómo explicar cada una de las tragedias que he vivido. Un día comenté con un periodista que los abusos acabarían cuando la gente de la calle pudiera fiscalizar las cárceles. El periodista suspendió la comunicación conmigo porque seguía en la nómina del medio. Sé que soy una insignificante gota en el charco de agua sucia del crimen organizado contra los pobres.

De mi malvivir bien vive el verdugo, los jefes de los carceleros. No tengo sueño. Estoy despierto hasta que algún día la magia de la verdad llegue a mi chabolo.

LIBERTAD IGUALDAD FRATERNUIDAD

FUENTE: EX PRESOS SOCIALES COPEL

Anuncios